Skip to main content
0

Sentarme a escribirles este artículo es mi felicidad, así que estoy feliz de volver a escribir para ustedes.

“No tengas miedo, haz el bien, hazlo bien y ama auténticamente”

Estos días he vivido muchísimos cambios en mi vida, cambios radicales. Estos cambios que estaba ansiosa por compartirles y que me han hecho meditar en aspectos que seguramente ustedes también han pensado y si no, entonces es un buen espacio para hacerlo o debatirlo.

Lo primero, para darles contexto, es que ahora estoy viviendo en el campo, decidimos junto a mi esposo mudarnos a un “pueblo”, a una casa campestre, fría y hermosa. Han sido un par de meses de cambios extremos en la forma de vivir, así que sentí la necesidad mental y emocional de compartirles algunas cosas. 

Cuando empezamos a contarles a las familias y amigos, lo que para ese momento era sólo la idea de mudarnos fuera de la ciudad, muchos se opusieron, nos dieron sus opiniones, nos cuestionaron muchos puntos en términos de tiempos de trayectos, “facilidad” de consumo (que es un tema que nos da para otro artículo, el tema de qué tanto consumimos, qué tanto desperdiciamos, qué cantidad de desechos producimos,  este tema de las basuras y el manejo medio ambiental en el campo, son de los puntos más controversiales e impactantes).

Los entendíamos porque sabemos que nos ven muy “sociables”, muy “citadinos” y tal vez para ellos estábamos locos por querer vivir de forma diferente a lo que estamos acostumbrados y enseñados, nos dijeron que la estábamos embarrando, que terminaríamos por vivir una especie de vacaciones y volver. Otros un poco más alineados con esta forma de vivir nos apoyaron y nos alentaron. Yo pensaba en que era el momento de hacerlo, porque al final del día estamos en el momento justo, porque además nos iba a permitir compartir mucho más tiempo de calidad con las personas que amamos, tal vez no tiempo en cantidad pero sí en calidad. Conclusión: lo hicimos.

Los primeros días me dio durísimo el silencio y la tranquilidad. ¡Qué ironía!.

No podía dormir porque oía a los animales como si estuvieran dentro de mi habitación, tenía miedo porque era muy oscuro y porque el concepto de “seguridad” que tenemos en la ciudad no es ni un 1% del que se tiene en el campo, porque aunque pasan cosas (se reían de mí por preguntar por temas de seguridad), es un territorio muy sano hasta el momento, pero igual era normal sentir temor. Después de unas semanas me adapté y ahora el silencio que tanto me perturbaba, me parece la sensación más tranquilizante, llega a ser terapéutico para mí.

Es que querer vivir de manera “pasiva” en una sociedad que te exige de más, es un tema.

Lo cierto es que con lo que he vivido aquí en tan poco tiempo, se me fue aclarando un poco más ese punto de partida para entender cómo quiero vivir mi vida y cómo la búsqueda de la felicidad como un concepto aterrizado y no idealizado es muy posible. 

La sencillez. Esa es la palabra con la que me he reconciliado más. Vivir de manera sencilla no es ser minimalista, ni conformista, ni vivir en escasez, vivir sencillamente es un objetivo que si uno lo dice en voz alta entonces es un hippie sin expectativas etc, o así la percibía yo en algún momento, porque crecemos con muchos conceptos que no es que estén mal, pero son modificables si no se adaptan a nuestra esencia, aunque cueste para muchos poderlo aceptar. Hoy por hoy, esa palabra me ha llevado a entender un esquema mental muy mío que antes me hacía sentir insegura pero que ahora finalmente disfruto y transito.

La sencillez con la que viven los campesinos es impresionante, no es que vivan “pobremente”, cero, lo que pasa es que viven con lujos que uno no ve como lujos, pero para ellos lo son. Es un lujo poder levantarse y estar rodeado de tanto verde, los pulmones respirando aire puro, los ojos maravillándose con la grandeza de un paisaje que parece un cuadro, ESCRIBIR ESTE ARTíCULO CON ESTA VISTA ES UN LUJO. Son lujos que en la ciudad no se contemplan porque hay otras prioridades, como en el campo no se contemplan lujos que se tienen en la ciudad por el mismo motivo.

Es una maravilla ver cómo los niños disfrutan el campo, cómo se producen los alimentos, la educación de las personas (muchos sin estudio), la amabilidad, nobleza, humildad y disposición con las que todos deberíamos aprender a vivir. Es una locura. Todo es muy diferente, no es que sea mejor, ni que esté bien o mal, es simplemente otro cuento, no digo que no vaya a volver nunca a la ciudad, eso aún no lo sé, pero por ahora me disfruto al máximo esta etapa que estoy viviendo y las reflexiones que son aplicables donde sea que uno viva.

Es increíble la visión del mundo que tienen, yo les comparto todo esto porque me parece hermoso poder contagiarse un poquito de una filosofía de vida en donde vivir es de verdad un placer.

He conocido gente espectacular, personas que se levantan a las 4 a.m, empiezan el día alimentando a sus animales, ordeñando, trabajando para que sus hijos tengan calidad de vida y puedan estudiar ya que ellos no pudieron. Personas que admiro profundamente porque tienen el sano y genuino deseo de vivir bien, viven como quieren y no están contaminados ni afanados por agradar a nadie o encajar en una sociedad a la que no les interesa pertenecer

La vista de mi casa actualmente es a una represa, no sé psicológicamente cómo impacta al cerebro humano ver agua (si alguien sabe por favor comentarlo) pero a mí me ha generado sensaciones de sanación impactantes. El agua que es un derecho bien recibido aquí en la vereda es tan pura que los cambios en el pelo y la piel son inmediatos. Pero bueno no voy a presumir más de mi hermoso paraíso en el que Dios me permite vivir en este momento, solo era importante dar este contexto para poderles compartir algo de mi reflexión.

Hablemos de tantas cosas que vienen pasando. Pérdidas de seres queridos, aumento comprobado en trastornos mentales y emocionales causados por el encierro, el temor a morir que ha generado el covid, los nervios que produce la incertidumbre del mañana, unos días muy difíciles para muchas personas.

En mi caso, la muerte reciente de mi abuelito y de personas que conocí, más el tiempo que se dio para entender y convivir con que tengo temas que me han marcado pero que son cadenas que se tienen que romper, esas y otras cosas de las que les hablaré en próximos artículos, fueron detonantes para poder reajustar mi forma de pensar y de ver la vida.

Me propuse hace unos meses estar cómoda conmigo misma, poder decir: estoy orgullosa de mi sin tanta contemplación, sin tanta pre-aprobación, poder admirar lo que soy, sigo trabajando en esto porque yo me doy durísimo, pero  he aprendido a conocerme muchísimo más, estaba apresurada determinando el rumbo de mi vida, buscando lo que realmente me llenara y me hiciera feliz a mí principalmente.

Pude entender que la vida es muy corta para pasarse los días pensando en cómo agradar a todo el mundo y más bien empecé a darme el gusto de soñar y de trabajar por esas cosas que a veces me parecen imposibles, que algunos días me canso porque no veo resultados, otros días la mente me juega malas pasadas y no quiero insistir en que todo puede ser mejor, pero al final de una ruleta de pensamientos, entendí que mi mayor éxtasis lo encuentro en ayudar a los demás y en poder contribuir en las vidas de esas personas con historias que van transformando la actitud con la que uno se enfrenta al mundo.

Con tantas calamidades del mundo, con tanta fragilidad que ha quedado en evidencia en medio de tanto caos, me detuve a pensar en que hoy estamos y tal vez mañana no, suena exagerado porque somos “jóvenes” pero la realidad es esa, Dios nos prestó nuestra vida por un tiempo tan incierto, sólo Él lo sabe.

La vida es tan susceptible que deberíamos permitirnos vivirla con gusto, persiguiendo fielmente nuestros puntos inquebrantables de vista, respetando los de los demás y haciendo que cada minuto cuente, que cada idea se pueda desarrollar, que cada expectativa que cumplimos sea por nuestra autocomplacencia. Un tema muy importante es empezar a decir NO cuando queremos decirlo, comenzar a dejar atrás esos prejuicios sociales, familiares y culturales que nos mantienen viviendo una vida poco realista además de muy desdichada y poco justa con nosotras mismas. Las invito a pensar en si los miedos las están motivando o destruyendo.

Las invito a pensar en que tenerlo todo y no tener nada, es lo mismo si no sabemos identificar lo que esto significa para cada una.

En estos días hablé con alguien a quien le ha costado mucho poder entender todo esto que les estoy diciendo, me cuestionaba y me aconsejaba desde el amor por supuesto, que no podía quedarme “atrás”, que tenía que estudiar más, conseguir un trabajo “más estable”, volver a la ciudad porque era lo “indicado”, ni que fuera a pensar en tener hijos en el campo (esto me dio risa un poquito jajaja, porque yo pensaba en que tenerlos en la ciudad era más “loco”, ¿no?) que no me podía conformar, entre otras muchas cosas. Mis respuestas respetuosas siempre: 

“atrás”, ¿de qué? o ¿de quién?, ¿con quién me comparas?, ¿es ese ejemplo de persona feliz con plena seguridad?.

“más estable”, ¿estable financieramente?, ¿estable emocionalmente?, ¿con un salario monetario bueno y con un salario emocional mínimo?, ¿qué es la estabilidad? porque para mi es levantarme al lado de la persona que amo, tomarme un café, caminar, moverme, arreglarme, sentirme sexy, hablar con la gente, identificar necesidades, consentir a mi esposo, cocinar porque me encanta y claro, trabajar con pasión impactando a alguien de alguna manera.

“indicado”, ¿para quién?, ¿indicado en qué momento?, ¿quién decide qué es lo que está bien?.

“conformar”, nunca me he sentido conforme y por eso mismo trato de hacer todo lo que quiero, construir mis marcas, trabajar por mi cuenta, salir adelante, todos los días querer hacer más y más cosas, crecer mis proyectos, poder aplicar todo lo que aprendí en la academia y en mi vida corporativa, poder sentarme con un cliente y montarle una estrategia de mercadeo acertada, esto para mi indica crecer todos los días, todo siempre bajo mi esquema de superación personal que no es un tema debatible porque me pertenece y me hace esforzarme cada día más bajo mi presión, pero sin permitirle a nadie que me haga sentir menos, ni yo creerme más que ninguna persona.

Mi manera de agradecer ha cambiado, agradezco desde mi primera respiración consciente del día, tengo oraciones por quienes luchan con capa y espada en camas UCI en estos momentos, valoro a mi familia, veo a mi mamá y a mis hermanas y le ruego a Dios que me las de mucho tiempo más, pido grandes bendiciones por muchas personas y es tan sencillo como que veo la mano de Dios en cada cosa que hago, me equivoco muchas veces, me doy cuenta de lo imperfecta que soy, pero es lo que hay, estamos en construcción, todas. También cambié la manera de preocuparme, la facilidad con la que lograba estresarme, cómo permitía que los problemas por pequeños que fueran me superaran, en general cambié mi manera de entender qué es ser feliz para mí y son cambios que me he motivado a hacer por mi misma y porque entiendo que mi paso por la tierra es muy cortico como para no buscar sentirme realizada con lo que esto signifique para mi. Miro por mi ventana y pienso en tant@s menores que no le están encontrando sentido a sus vidas, chiquitas con problemas de ansiedad, desórdenes alimenticios, miedos, trastornos de su personalidad, mejor dicho de todo, problemas que las están superando indescriptiblemente, por favor si ustedes conocen a alguien que esté pasando por momentos de dificultad, podemos ayudar, desde Must y aliados podremos brindar algún apoyo que sea significativo y eficaz.

Hoy que vuelvo a escribir, las quiero invitar a que persigan sus sueños materiales, pero ante todo que se pregunten cómo quieren vivir, a quién quieren agradar, por qué tienen esa necesidad de hacer feliz a los demás antes que a ustedes mismas.  Les aseguro que pueden encontrar la felicidad y cumplir sus metas sin necesidad de matarse por llenar vacíos que son muy suyos y que posiblemente tengan que vivir con ellos siempre. Las quiero y espero que disfruten esta lectura.

Les dejo esta cuenta que me parece chevere, efrenmartinezo:

No disfraces con palabras bonitas que lo que buscas es alivio o brillo, en los silencios y soledades que lleguen no podrás ocultártelo y aunque no lo creas, muchos se darán cuenta. No tengas miedo, suelta tus pretensiones y dedícate a hacer el bien, hacerlo bien y amar auténticamente. Todo lo demás aparecerá. No llenes el silencio de palabrerías, nadie te persigue. No sonrías solo por evitar la desaprobación, nadie te persigue. No hagas de todo, rápido y simultáneo para evitar el fracaso, nadie te persigue. No tienes que ser el centro, ni el del chisme, ni el popular, nadie te persigue. No tengas miedo, haz el bien, hazlo bien y ama auténticamente. Todo lo demás aparecerá

 

 

Lina Bustamante

Lina Bustamante

La escritura: mi sueño hecho realidad. Soy Administradora de Mercadeo y Logística Internacionales de la universidad de la Sabana, tengo más de 5 años de experiencia laboral en el área comercial, y mercadeo. Lo que realmente me apasiona es la gente y la estructura organizacional disruptiva. Vivo constantemente inquieta por la búsqueda de la felicidad como un modo posible y real de vivir. Mi animal salvaje favorito es el trigre blanco, me identifico con éste por su naturaleza ferviente de marcar una diferencia en su entorno.

10 Comments

  • Stephanie dice:

    Gracias por enseñarnos a perseguir la vida!

    Porque para mi ese es el resumen de esta entrega, perseguir la vida con todo y sus dificultades, con las alegrías, las tristezas y sus enseñanzas.

    Me has hecho derramar lágrimas de felicidad por toda esa felicidad que transmites ahora.

    Gracias infinitas por ese impulso que todas debemos tomar para decir no más, quiero ser yo y vivir a mi modo sin estar presionados por encajar en algo que quizás no es.

    Está precioso té felicito y te quiero mucho, a seguir viviendo y disfrutando 😘

  • Margot dice:

    Que lindo leerla tan feliz!

    Gracias por compartir el mensaje con tanto amor! Resueno mucho mucho con lo que nos cuenta por muuuchas cosas, pero principalmente porque:

    Yo creo que en cualquier lugar del mundo, sin importar el lugar donde uno este, uno siempre estará en capacidad de tener una vida mejor, si uno tiene la determinación de vivir la vida como si fuera un regalo que le pueden arrebatar en un momento. Y para eso hay que ser muy valiente (que me parece increíble que una forma de valentía sea actuar sin importar el qué dirán, pero así somos culturalmente, así que sí, para hacer lo que uno quiere, hay que ser fuerte y valiente).

    Vivir en gratitud y con la capacidad de sorprenderse porque el simple hecho de existir es un milagro, ya cambia la realidad radicalmente, sube el mood, mejora el entorno familiar y laboral, entre muchos otros beneficios. Vivir en conciencia de que cada detalle de la vida es absolutamente maravilloso y perfecto, es la mejor forma de ayudarse a uno mismo (a nivel terapéutico) y de honrar a Dios todos los días.

    Yo viví gran parte de mi infancia en el campo y allá todo es abundancia y coherencia – gracias por recordármelo.

    Que siga cumpliendo sueños y viviendolos todos los días. La bendigo desde lo más profundo de mi corazón.

    • Lina Bustamante dice:

      Amen! Palabras sabias, lindas, llenas de lo que es como ser humano, tremenda persona.
      Gracias por leer, significa demasiado para mi ❤️ Que sea Dios siempre siempre dando más y más luz 💡 en esa vida hermosa. Agradezco el privilegio de inspirarme en muchas de ustedes, gracias 🧡

  • Viviana Ochoa Gomez dice:

    Vivo al límite y hoy tomarme el tiempo de regalarme este espacio, es encontrar otras alternativas para respirar profundo, hacer un pare y entender que es lo que Dios y la vida está tratando de comunicarme.
    Tal vez me tome más tiempo, las respuestas a tantos porqués no son inmediatas, Sin embargo leer este artículo y conocer realidades que llenaba de triunfo a personas que amas con todo tu corazón, reconforta el alma ..

    Escritora favorita, la felicito y de una manera u otra sigue labrando un camino en mi que aunque muy diferente al suyo tiene un mismo propósito, ser feliz . Bendiciones

    • Lina Bustamante dice:

      Hermoso, siempre tan correcta en comentar lo que siente con el corazón. Mi placer poder llegarles a ustedes cuando escribo, mi placer poder dejarles algún mensaje que las haga pensar y recapacitar.

  • Jleon dice:

    Uffffff es que me lo leí una vez y ciertos pedazos me devolvía a leerlos. Que rico leerte! Hace poco que pase por es e lugar mágico que puedes contemplar cada mañana sentí eso que tú sientes apenas te levantas y a veeeeer yo iba en un carro osea no me imagino lo RICO QUE ES LEVANTARSE y que el sol de la mañana te entré por el balcón respires y sientas como esos pulmones respiran lindo. En cierto modo resulta muy envidiable, la presión de nuestro organismo cambia y creo que la Salud de nuestro cuerpo vale millones.
    Estamos atados a un mundo lleno de cuestionamientos y suposiciones .. ¿quépasa si? Y si mejor ?

    Nadaaaaaaaaa. Suena cliché pero la vida es muy de uno, que las sonrisas, los momentos más tranquilos son los que atan esos recuerdos hermosos. Entonces vívelo feliz, gózalo y disfruta eso que lo que estamos lejos no tenemos!

    Y si tienes un@ monit@ pues donde sea va a ser demasiado bendecido pues crece en una pareja que transmíte amor.

    Te quiero lo sabes y amo leeerte!

    • Lina Bustamante dice:

      Gracias como siempre por opinar así de bonito.

      Te adoro. Disfruta la vida siempre como quieras porque un ser tan hermoso como tú no merece menos.

  • Vivian dice:

    Hacer que la vida valga la pena, recordarlo y sentirte orgulloso, al final se trata de nuestro camino… el miedo, el que dirán y las miles de dudas que vienen a nuestra mente deben servir de impulso para tomar decisiones. Leyéndote me doy cuenta que cada vez somos más los que nos atrevemos a vivir a límite y sin pretensiones, buscando el lujo de vivir plenos y felices… ! Que bueno compartirlo

Cuéntame tu opinión