Skip to main content
0

Vacío + Vacío = ¿?

Escribir sobre este tema es un reto pues implica dar una opinión muy personal, con respecto a este tema del que todas podemos pensar diferente. Hace varias semanas he leído infinidad de cosas y bueno quería compartirles algunas ideas.

Siempre que pienso en temáticas como las que ya he escrito, que ustedes han leído (espero), pienso en el trasfondo y la realidad de quien lo lee, por ejemplo en estos días cuando hablé con una persona sobre la depresión (tema que pueden leer aquí si no lo han hecho, es un artículo hermoso) me hizo caer en cuenta que si bien es cierto que es una realidad y nunca negaré la magnitud de su gravedad, muchas veces es también una excusa que usamos para no hacerle frente a nuestros vacíos y aunque no lo entendí en el principio y me costó trabajo, luego me dediqué a estudiar mucho sobre esto y me encontré con otra cara de la moneda que me pareció sumamente interesante y además me aportó demasiado. 

Lo primero que hay que entender es que el ser humano dentro de sus libertades, es autónomo en elegir lo que quiera pensar, somos lo que pensamos, el tema complicado es ¿Cómo pensamos?. Y es que es importante porque de nuestros pensamientos dependen muchísimas cosas, la interpretación de nuestra propia vida (que es lo más importante) y la generación de nuestras expresiones internas y hacía los demás.

El resultado de estos pensamientos en nuestro cerebro y en nuestro cuerpo son las emociones.

¡Wow! es breve leerlo y decir: lo entiendo, pero al momento de interiorizar este contenido es donde es increíblemente sorprendente, porque como primera reflexión: las emociones no son ni positivas, ni negativas, simplemente SON y son nuestras.

Culturalmente, estamos programados para “pensar”, “sentir” y “actuar” de cierta manera (así uno sea rebelde sin causa, hay creencias que uno ni sabe pero sigue) esto a su vez nos lleva a pensar en lo que está bien y lo que está mal y bajo estas convicciones empiezan a tejerse unos comportamientos, donde no sólo esperamos, también queremos, que los demás piensen como nosotros, especialmente nuestra pareja, pues consideramos que es lo que está bien, estas percepciones dependen de nuestra crianza, los “valores” que nos enseñaron y el entorno en general, cosas que en cada persona son sumamente diferentes. Parte de ese pensamiento que se empieza a formar, es que muchas veces y por nuestra misma predisposición hablamos desde las emociones y tal vez por esto terminamos lastimando tanto nuestros círculos afectivos. 

Atención a este ejercicio que una experta en parejas pone como ejemplo: Marta está peleando con su esposo Jorge, porque él no quiere asistir a una reunión familiar, pero Marta está empeñada en que deben ir juntos (porque por creencia cultural y social, deben andar juntos como siameses para arriba y para abajo) el punto duro de la pelea es cuando ella le pregunta a él el “por qué” la respuesta de él es porque no, porque no se me antoja, el punto donde todo cambia y la pelea deja de ser pelea para volverse conversación, es cuando él le pregunta el “para qué” y ella no tiene respuesta.

Si preguntamos “por qué” siempre, vamos a justificar o recibir justificaciones de las acciones, lo que realmente importa es el para qué, detrás de esta pregunta están las motivaciones de los demás y es ahí cuando debemos escuchar con curiosidad lo que el otro tiene para decir porque habla desde su emoción, su motivación, sus pensamientos, es ahí cuando como pareja estamos llamadas a oír libres de juicio interno. La reflexión aquí es ¿Cómo hablamos?, ¿Cómo nos comunicamos?. Paren bolas, que en estas dudas puede estar la respuesta que tanto buscamos a la pregunta de ¿Por qué nos desconectamos como pareja? (o como amigos, o como familia etc), ¿Por qué queremos siempre estar con amigos u ocupados haciendo ejercicio?, ¿Por qué ya no tenemos conversaciones profundas?, ¿Por qué no tenemos tanto sexo como antes?.

No se olviden que el amor es incierto y riesgoso por ese motivo lo cuidamos aún más, no podemos dar por sentado que estamos en pareja y ya está, no podemos darlo por hecho, no podemos convertir en accesorios a nuestros seres queridos, que simplemente existen, no podemos descuidarnos en esta labor, ante todo no podemos perder de vista que el juicio es nuestro peor enemigo (y lo peor es que todo el tiempo estamos juzgando a los demás). 

Pero bueno al grano, cuando en ese mismo ejercicio Marta le dice a su psicóloga que está buscando una pareja que la entienda, ella le responde:

“Las parejas no se buscan, se construyen en el largo plazo”, se encuentra la manera de nutrirse mutuamente.

Buscando el equilibrio entre la satisfacción y el nunca abusar emocionalmente del otro pidiendo, exigiendo cambios, queriendo transformarlo, esperando cosas que desde un principio sabíamos no iban a modificarse. ¡No! simplemente debemos ser nosotras mismas construyendo, sin ceder, sin permitir eso que me hace infeliz, sin tolerar lo que no se debe tolerar, sin justificar la manera en cómo me cortan las alas para mantener una relación de pareja, esa que en lugar de hacerme grande me vuelve pequeñita.

Al final en lugar de ser uno mismo construye versiones que luego se terminan cayendo y el tema más preocupante es que creemos que esto es bueno y que nos hace bien, porque consumimos una fantasía en redes, tv, música, donde siempre la mujer debe hacer feliz al hombre, debe ceder, debe “acoplarse”, debe darlo todo por él, debe vivir feliz ante el mundo aunque en su casa sea tratada como no le gusta, es tan típico que en estos productos audiovisuales veamos que la mujer para ser catalogada “una mujer real” tiene que sufrir, “ser una berraca”, si una mujer se siente plena, no tiene un sí, ni un no con su esposo, se siente segura, es buena en lo que hace, mejor dicho el combo completo, le preguntan qué hace, cómo hace, cuál es la magia, somos una sociedad envidiosa. Y eso que creemos es el “amor” está lejos de ser la realidad: nos venden lo más rosa que existe: “el otro me va a complementar” pero aquí está la sustancia de este artículo:

¡Atención!: Vacío + Vacío = pues mil veces más vacío.

No se me alboroten todavía, ¡claro que nos podemos complementar en algunas cosas y áreas! obvio, lo que no es sano, es pensar que vamos a llenar nuestros vacíos en esta complementariedad: “Es que yo soy muy insegura, no me gusto, pero cuando esté con él, me voy a sentir genial porque él me ama” ERROR. Ese vacío no se va porque estemos con alguien, al contrario puede crecer. Y aquí toco un tema que me gusta mucho del que ya he hablado antes pero hoy les traigo otro punto de vista: nuestra autoestima. 

“Yo no recibo porque no merezco” es que “tengo baja mi autoestima”. Ustedes saben ¿Quién se inventó el tema de la autoestima y por qué? Yo no. 

Lo que encontré que me dio muchísimo sentido, a mí blog, a mis conversaciones y en sí a mi forma de ver la vida, es, ok existe la autoestima, eso es un hecho, ahora, ¿quién sabe cómo se mide, qué es tenerla alta, normal o baja?, ¿comparado con?. Pues lo que me gusta de la siguiente explicación es la practicidad, la capacidad que tienen estas palabras para quedarse en la mente: la autoestima es la sumatoria de esos pequeños impactos que vamos acumulando en nuestro efecto recompensa a lo largo de la vida. 

¡Uy eso está enredado!, no no no, tranquilas, es fácil. Lo que quiere decir es que

La autoestima es cómo percibimos, cómo PENSAMOS, cómo vemos nuestra bolsa de logros, metas cumplidas, objetivos alcanzados. Cómo nos admiramos en las pequeñeces hasta en las cosas grandes. Entonces, ¿queremos aumentarla? bueno pues pongámonos metas logrables, cercanas, alcanzables, aumentemos nuestra admiración por nosotras mismas con cosas que tengamos a la mano. 

Porque la “baja autoestima” la percibimos cada vez que estamos más infelices porque no podemos detectar cuáles han sido los logros de nuestra vida, ¡carajo! y nos justificamos y nos escondemos detrás de la angustia, la depresión (en algunos casos. No quiero restarle peso e importancia en los casos que son realmente trastornos de la mente) y en la famosa autoestima y no nos hacemos responsables de eso que nos está ocurriendo.

*Ojo: nosotras mismas en muchos de los casos (no generalizar nada #it’samust) generamos nuestros problemas de autoestima, sobre todo si estamos en relaciones donde nos empequeñecen, esas en las que sí que cuesta vernos con gran estima a nosotras mismas. 

¿Cómo logramos enfermarnos? Con la propia interpretación de nosotras mismas. 

¿De quién son los problemas? de quien los siente. ¿En manos de quién está mi bienestar, o en manos de quién lo dejo?

Si está en mis manos lo puedo resolver ¿No?. 

No podemos olvidar que hay heridas que preceden y culpamos a muchas personas, de nuestras cargas y luchas internas, pero entendamos que el problema es de quien lo siente, por eso, ese problema lo debe solucionar quien tiene la herida, no nuestro compañero de vida, no nuestros papas, no nuestros hermanos, no, nosotras mismas. 

Todo se resuelve internamente, nada se soluciona desde afuera.

Les recomiendo este canal de YouTube (clic) que me compartieron hace unos meses y me ha alimentado emocionalmente mucho. 

 

Lina Bustamante

Lina Bustamante

La escritura: mi sueño hecho realidad. Soy Administradora de Mercadeo y Logística Internacionales de la universidad de la Sabana, tengo más de 5 años de experiencia laboral en el área comercial, y mercadeo. Lo que realmente me apasiona es la gente y la estructura organizacional disruptiva. Vivo constantemente inquieta por la búsqueda de la felicidad como un modo posible y real de vivir. Mi animal salvaje favorito es el trigre blanco, me identifico con éste por su naturaleza ferviente de marcar una diferencia en su entorno.

17 Comments

  • Jleon dice:

    Creo que las relaciones no deben ser y a todo juntos es aprender a respetar los gustos, disfrutar los espacios, y aprender que no está mal no ir a los eventos! Sencillamente si no te gusta ni pasa nada, creo que debemos normalizar el NO, no es grave decirlo es sano y sincero, aveces por quedar bien decimos SI a muchas cosas y luego nos arrepentimos infinita mente de esa decisión, amor el NO, amo la naturalidad, la simplicidad de decirlo y que al decir NO , por que realmente NO quiero NO me gusta, es respetarme, es estar tranquila mentalmente y decir YO y mis gustos primero!

  • Vivian dice:

    Amor propio primero y después el Amor para dar, si no sabes que quieres de ti… menos que querer de los demás, mostrar una faceta por amor a tu pareja es ponerte una máscara que solo hará que al corto plazo se sea infeliz. Muy buen artículo, aplicable a parejas, amistades y en general a vínculos sociales.

  • Friducha dice:

    Totalmente de acuerdo con tu opinión. A mi experiencia uno mismo tiene el poder y la elección de sentirse y ser quien quiere porq sencillamente nadie puede tomar ninguna desicion por nosotros ni mucho menos arreglar la vida que estemos llevando.
    Simple tu estas donde quieres estar y te sientes como quieres o permites.
    Si entendieramos que la mente es tan poderosa que lo que tu le digas o suponga ella se lo cree, somos seres llenos de energía y eso también tiene poder, entonces si supiéramos sacarle provecho a esto seríamos diferentes y nuestro entorno también ❤️

  • Stephanie Gómez dice:

    Divinamente escrito como siempre, son dos conceptos fundamentales y que tienen todo que ver el uno con el otro.

    Lastimosamente nunca entendemos cómo funciona esa tríada de: pensamiento + emociones + acciones y nos dejamos llenar de pensamientos nocivos que por ende traen acciones y emociones que salen de control y que depende de nosotras mismas fijar el rumbo de esas cosas para moldear lo que sigue a continuación y esos próximos pasos para que no sean sucesos lamentables o desemboquen en problemas más grandes.

    Depende de nosotras mismas entender que podemos controlar y cambiar para así mismo admitir nuestros problemas y dejar de culpar al otro, haciéndonos responsables de nuestro pensar, nuestro sentir y nuestro vivir, acá el resultado es hazte cargo porque sólo tú decides que sigue y nadie te dará más amor y compresión que tú misma 🥰

  • Paola Camargo dice:

    Cuestionarnos nuestro lenguaje porque es el depositario de nuestros prejuicios, creencias y presunciones, es lo más sensato que podemos hacer.

    Ser agradecidos y sentirnos plenos con nuestra vida nos permite entender que somos personas bendecidas.

    No debemos olvidar que somos personas libres y exteriorizar lo que llevamos dentro es darle un respiro al alma y el cuerpo.

    Pero lo más importante es aprender a perdonar, el perdón es nuestro principal recurso para sentirnos sanas y felices con nosotras mismas y el mundo que nos rodea.

    • Lina Bustamante dice:

      Amore mio! tendrás tu MuG para que siempre me leeeeas, yo sé que te faltan por leer varios así que sácales tiempito que son rápidos! Mientras lees tómate un café en el mug must.

  • Diana Tamayo dice:

    Tema duro este el del amor propio y el autoestima. Yo ahora mismo que estoy atravesando un momento emocional duro, he tocado fondo en lo que respecta al juicio y valor que tengo sobre mí misma, y es un fondo oscuro y vacío porque realmente he transitado mucho tiempo quitándome y no me he abonado lo poco o mucho que he alcanzado y superado en la vida; y entonces he comprendido la importancia de aprender a estar con uno mismo, con todo aquello que aporta y diezma, reconocer que sin importar que pase por mi lado, al final de todo y de todos siempre estaré conmigo, ¡¡¡y más vale comprenderme y amarme que sino el camino se hará insufrible!!!

    • Lina Bustamante dice:

      Así es Tamis, muy cierto. Acertada como siempre, quiero que siga reflexionando con un café en su MuG Must, gracias por apoyarme, por leerme. La quiero muchísimo! Usted no tiene en la cabeza ni una pequeña proporción de lo grande que es.

  • Diana Murcia dice:

    Es un tema (como los del blog) fuerte y en muchos casos queremos evitar porque simplemente sabemos que tenemos algo por solucionar internamente y lo aplazamos o simplemente no salimos de esa zona de “confort”. Muchas veces caemos en el papel de víctimas y no salimos de ese libreto.
    Infortunadamente quien nos rodean si nos ayudan a superar vacíos, haciéndonos ver lo que depronto no vemos y haciéndolo creer. Si por lo contrario tenemos al lado a una persona negativa que no cree en uno y aplasta cada idea y nada le parece emocionante de lo que uno piensa o inventa finalmente logra que la persona, que puede que sea brillante, termine apagándose totalmente.
    Es un trabajo interno bastante fuerte y constante, pero si tengo la convicción que se logra.

    • Lina Bustamante dice:

      Tan cierto todo mi Nanuchis, yo personalmente te admiro y me pareces un ejemplo de persona! Ve a leer el nuevo artículo de ayer que te va a gustar un montón!

  • Margot dice:

    Muy buen tema!

    Hablaste de algo muy importante y es sobre el peso de los pensamientos, en todo… personalmente he hecho muchos ejercicios para oírlos , no controlarlos, pero sí oírlos para poder desechar lo que definitivamente no me hace bien.

    Empecé a hacer yoga y meditación para bajar niveles de estrés y el resultado ha sido poder estar presente en mi, para “administrar” mis pensamientos.

    Les recomiendo un montón empezar a buscar practicas de wellness, hay de todo para todas!!! A mi me falta mucho por aprender, y a veces quiero no hacer nada, me ganan pensamientos feos en la cabeza, porque así es la naturaleza de nuestro ego… sin embargo, todos los días se puede volver a empezar para tener una visión mas linda de uno y del mundo, para volver a estar en nuestra esencia, en nuestra mejor versión.

    Gracias por esta reflexión tan linda! Disfrute mucho leyéndola y reflexionando sobre el tema.

    • Lina Bustamante dice:

      Es un tema que tenía entre la espalda y el pecho hace diaaaas y quería que todas pudieran reflexionar sobre cómo nosotras mismas nos enfermamos, nos minimizamos sin sentido. Gracias por leer por comentar ahora sólo falta compartir!!!

Cuéntame tu opinión