Skip to main content
0

CORRESPONDERSE, IT´S A MUST

“Su vida era un círculo vicioso que abría y cerraba cada día como una marioneta desmadejada; sin hilos que la levantaran cada mañana ni le durmieran cada noche; sin palabras que decir ni argumentos que interpretar, en un escenario miserable de butacas vacías y aplausos mudos.” Ángela Becerra. Ella, que todo lo tuvo. 

Les comparto este párrafo que es uno de los miles que amo de esta grandiosa escritora, ganadora de innumerables premios, inspiración para muchas, como yo, si les gusta la lectura ¡esta es una excelente recomendación! (Dato curioso: si quieren descargar libros gratis den clic en estos enlaces: Library Genesis , B-okcc y PDF drive, encontrarán muchísimos).

Ya entrando en materia, hoy seguiremos hablando sobre el amor de pareja porque sin duda es un aspecto de nuestras vidas que nos describe de muchas maneras, “dime cómo amas y a quién amas y te diré quien eres”, también porque todas tenemos una historia para contar, todas tan diferentes, todas tan parecidas, y por último porque me apasiona el tema.

¡Tenemos mucha tela para cortar!

Las que leen este artículo conociéndome bien, saben que siempre tuve “curiosidad” para juntar parejas, muchos de mis amigos dieron sus primeros besos gracias a mi insistencia, y muchos tienen historias de amor en las que en algo he tenido que ver, en algunos me descaché formando parejas que no tenían futuro, en otros casos podemos decir que fueron momentos divertidos. Y claro está, que de todo se aprende.

Cuando realicé el borrador para este contenido, hice una lista de historias cercanas y lejanas, para luego encontrar algunas de las palabras relacionadas con el tema, y el resultado no fue tan enternecedor, en un principio algunas fueron:

Polos opuestos, adicciones, obsesión, inseguridades, rencor, distancia, decir adiós sin querer, angustia, traición, karma, arrepentimiento, abuso físico, abuso emocional, cadenas familiares, interés, insatisfacción, resignación, persistencia, carencias, sumisión, miedos, dependencia, vacíos, apariencias, control, perdón, machismo. Increíblemente aún en estos tiempos estas palabras priman en varias historias.

Así mismo, surgen algunos ejemplos de amor real, de complementos perfectos, estabilidad emocional, de partners, de esos que a veces uno no cree que existen, ¡pero existen! y es una gran motivación para las que no estén en su mejor momento sentimental.

Muy niña inicié un noviazgo, que sin pensarlo, duraría siete años de mi adolescencia, años que no podría decir estuvieron mal, porque aprendí mucho de este personaje. Ese supuesto primer amor que lo marca a uno para siempre, algunas tienen historias parecidas, y por eso basada en este capítulo de mi vida, pondré en la mesa el tema, el primer tipo de amor del que escribiré, el amor no correspondido. Esta misma relación tiene años de historias, con resultados no tan buenos, un desbalance, un sin sabor entre pasado, inmadurez, adicciones y dependencias, los cuales iremos desarrollando más adelante en otros artículos.

Quienes han estado de lado del “no correspondido”, podrán decir que es lo peor que se puede sentir, que sabemos cómo realmente se anhela algo, hasta el día que no podemos conseguirlo. Por otra parte, las que están del lado del que “no puede corresponder” compartirán que no somos malas personas cuando no podemos dar lo que no nos nace, y que sin duda dar por pesar no es lo más justo, sino el peor error a largo plazo.

El amor no correspondido no solamente es éste que sin tenerlo te hace la vida a cuadros, muchas vivíamos (o vivimos) un amor no correspondido cuando estamos con alguien que no corresponde a nuestras expectativas, alguien que no nos da un lugar merecido en su vida, alguien que no deja su pasado por nosotras, alguien que sigue viviendo una vida de libertades que compiten con nuestros sueños, alguien que no corresponde a nuestro ideal de hombre (o mujer si aplica), alguien que no quiere acompañarnos con amor real, sensible, respetuoso, ese alguien que está contigo pero sin estar como lo mereces. 

Hoy estoy inspirada en varias de ustedes. Las que tienen relaciones abusivas pero justificadas, las que tienen relaciones por miedo a la soledad, las que tienen relaciones con personas que no aman pero que les dan un “estatus”, una “estabilidad”, ustedes, las que aguantan humillaciones y maltratos por mantener a flote una novela de la que ya no quieren ser más protagonistas, las que permiten que las vuelvan objetos, las que no pueden ser ustedes mismas, las que están cohibidas, las que no pueden hablar!!!!

¡Hay que decirlo!, este amor no correspondido es una cadena, en donde el primer eslabón somos nosotras. ¡Sí!, nosotras mismas cuando no nos auto correspondemos, y esto pasa cuando todas las situaciones mencionadas arriba prevalecen por encima de nuestro ser, de nuestra autoestima, de nuestra persona.

El amor no correspondido tristemente empieza por nosotras quienes permitimos, aguantamos, guardamos, tapamos el sol con un dedo, ese sol que tanto quiere brillar para nosotras pero no lo permitimos.

Obviamente decirlo es fácil, entenderlo y aplicarlo es el reto. No siempre hemos sido las que hemos tenido la determinación ni mucho menos las riendas de nuestras emociones, porque algunas veces hemos caído en esas relaciones tóxicas sin ni siquiera darnos cuenta. Tendemos a explicar, por qué estamos con alguien que nos hace daño, por qué continuamos con ese individuo que nos hace sentir tan pequeñas, por qué teniendo pruebas de engaños y faltas a nuestro respeto, aún seguimos ahí. No sé la respuesta, varias fuentes expertas lo atribuyen a una carencia de amor propio, a ciclos familiares difíciles de romper, a la dependencia en el ámbito sexual, entre muchas cosas. Tal vez es la suma de estas y muchas más, yo incluiría la ingenuidad, el pensar que podemos cambiar a alguien, a querer luchar obstinadamente por verlo ser mejor persona, es un todo junto que juega en nuestra contra.

Lo que he visto casi siempre, es que ese ser humano es poco probable que cambie, no imposible, pero exige un gran desgaste emocional lograr sacar de alguien esa versión que hemos idealizado, y por supuesto empieza con la intención de cambio, que en muchos casos, desafortunadamente, se queda en eso: intención.

¿Cuántas hemos tenido esa relación abusiva, tóxica, mediocre?, ¿Cuántas logramos superarla para poder abrir una nueva puerta?.

¡Las leo!

Lina Bustamante

Lina Bustamante

La escritura: mi sueño hecho realidad. Soy Administradora de Mercadeo y Logística Internacionales de la universidad de la Sabana, tengo más de 5 años de experiencia laboral en el área comercial, y mercadeo. Lo que realmente me apasiona es la gente y la estructura organizacional disruptiva. Vivo constantemente inquieta por la búsqueda de la felicidad como un modo posible y real de vivir. Mi animal salvaje favorito es el trigre blanco, me identifico con éste por su naturaleza ferviente de marcar una diferencia en su entorno.

8 Comments

  • Laura dice:

    Que buen tema Linis, tristemente creo que es más común de lo que pensamos, y empezamos mal desde el momento en que idealizamos a la persona y a la relación, pero lo más importante es poder ponernos en primer lugar y tomar decisiones, que duelen pero dan paz

  • Diana Murcia dice:

    Totalmente de acuerdo con el final. Muchas veces luchamos por un cambio el cual no tiene remedio en muchos casos.
    Y por otro lado, he percibido que el cambio nos atormenta y preferimos quedarnos en el “confort”.

  • Stephanie Gómez Galvis dice:

    Es claro que muchas de esas ideas de quiero cambiarlo, no es así, tiene sus cosas malas pero no es del todo malo, entre miles más o la idealización a lo película Disney del hombre perfecto y el príncipe azul han hecho que nos enfrentemos a estas situaciones sin “darnos cuenta” en el fondo somos consientes que algo está mal pero nos aferramos a los recuerdos y momentos lindos que nos han hecho sentirnos amadas y correspondidas en la medida de la perfección que anhelamos…. y creo que como tu piensas nosotras iniciamos esa cadena, pero hemos estado tan atadas a ese “ciclo vicioso” que simplemente volvemos a caer… Abrir los ojos a la realidad de lo que esperamos y queremos soltar es lo más difícil pero cuando decidimos salir de allí.. no se alcanzan a imaginar lo gratificante que es sentir que uno es lo principal y que por más que se ame a esa persona y se añoren los momentos bonitos y felices, los que se cultivan, se viven y se crean de allí en adelante no tienen precio ni se igualan a todo lo anterior. Empieza a ser tu momento y no el de nadie más…. seguimos la conversación?

    PD: Plenamente identificada con el tema 🙂

  • Vivían Medrano dice:

    Mmm duroo! cuando se cree estar enamorado siempre se guarda la esperanza de un cambio por parte del sujeto… Esa leve esperanza es la que mantiene la ilusión de seguir y que todo va a mejorar, es una situación en la que el autoestima es el pilar pero esa autoestima se mal alimenta de ese amor a medias o no correspondido

  • Vivi 8A dice:

    Algo que amo de todo este espacio, es el timing de las publicaciones, es perfecto !!!!.

    Hoy después de muchos años vivir en carne propia el no ser correspondida y también no poder corresponder, puedo aportar algo que creo, puede servir para alguien que lo esté viviendo y crea estar en un hueco sin salida.
    Si es verdad, como dice el blog, esto puede sentirse inmensamente triste y frustrante, pero muchas veces es tan necesario para la vida y para Conocer la realidad del mundo, ayuda a saber que un NO , es tan importante como mil Si.

    Adicional da una capacidad de resiliencia Inimaginable, habilidad que todos debemos tener fortalecida y que se saca como los músculo del cuerpo, con mucho entrenamiento, dolor y disciplina.

    Puedo decir que discrepo un poco de la opinión anterior, la respeto y valoro muchísimo, pero creo que , el no ser correspondido o el no corresponder no está en el mundo de la tristeza y el desamor, todo lo contrario. Es la forma más auténtica y real de amar, por lo desinteresado y sabio que enseña, la importancia de ser feliz , no con nadie sino contigo mismo. 😬😊

  • Carolina dice:

    Dentro de mi experiencia diría que algo esencial fue aprender a que yo no puedo cambiar a la persona o quedarme esperando a que ella cambie… hay que evaluar si con la realidad uno puede ser feliz !

  • Rosana dice:

    Me encanta este tema porque me siento TAN identificada, en mi caso he estado de los dos lados. Me he sentido no correspondida pero también no he podido corresponder. De las dos formas es difícil tomar decisiones.

    Después de pasar por una relación MUY tóxica, logré tomar decisiones difíciles y dolorosas, que en su momento no entendía pero luego el tiempo me hizo saber que tenía que cerrar una puerta para abrir otra. GRACIAS a eso llegó una persona maravillosa que ahora es mi esposo, mejor amigo y papá de mis hijos 🤍

Cuéntame tu opinión